fbpx
91 667 10 25 / 630 40 79 71 info@clinicaelavila.es

Los implantes dentales son piezas que sustituyen la raíz de un diente proporcionando una base permanente para los dientes de reemplazo fijos. Los implantes dentales están compuestos por dos partes diferenciadas: el pilar o la pieza que sustituye a la raíz dental y que va atornillada a la mandíbula (el implante propiamente dicho); y la corona (parte visible) que se coloca sobre el implante e imita perfectamente la forma y color de un diente natural.

En comparación con las dentaduras postizas, los puentes y las coronas, los implantes dentales son una solución popular y eficaz a largo plazo para las personas que sufren de pérdida dental, dientes defectuosos o problemas dentales crónicos. Debido a que se ajustan, parecen y funcionan como dientes naturales, los implantes dentales se han convertido en un nuevo estándar en la sustitución piezas dentales.

¿Por qué los implantes dentales son tan cómodos y seguros?

La principal razón es que los odontólogos especializados en implantología utilizan implantes de titanio que, con el tiempo, se fusionan con las células óseas vivas de la mandíbula. Esta unión forma un anclaje fuerte y duradero para los nuevos dientes, por lo que no hay desplazamiento ni ningún otro movimiento no deseado (cosa que en ocasiones puede ocurrir las dentaduras postizas). Los implantes dentales no presentan ningún problema para comer, no es necesario repararlos regularmente y no hay que preocuparse más que por sonreír libre y abiertamente.

¿Cuáles son las partes exactas de un implante dental?

El implante: se trata de un tornillo que funciona como raíz del nuevo diente. Esta pieza se queda permanentemente unida a la mandíbula.

El pilar o soporte: es un conector permanente (pero removible por tu dentista) que soporta y sujeta un diente o conjunto de dientes.

La corona (diente protésico): es la parte visible del implante, indistinguible de un diente natural. Generalmente se fabrica con zirconio o porcelana por su durabilidad y aspecto natural.

¿Qué tipos de implantes existen?

Se pueden utilizar implantes dentales para sustituir un solo diente, varios dientes o una dentadura superior o inferior completa.

Implantes de boca completa

Los pacientes que necesitan sustituir un conjunto de dientes superior o inferior completo ahora pueden recibir tratamiento de implantes de boca completa. El cirujano oral colocará 4 implantes y luego un arco de dientes completo, dando al procedimiento su nombre.

Implantes múltiples

Un implante múltiple es la mejor solución cuando a un paciente le falta más de un diente y aún tiene encías y dientes circundantes sanos. Se implantan dos elementos fijos y se acopla la corona, dejando intactos los demás dientes naturales. El implante múltiple no es para todos, e incluso si a un paciente solo le faltan algunos dientes, puede ser preferible realizar un procedimiento de arco completo.

Un solo implante

Si has perdido un solo diente debido a un accidente o enfermedad periodontal, ese diente puede reemplazarse con un implante dental. Tu nuevo diente parecerá y funcionará como tus otros dientes naturales.

Ventajas de los implantes dentales

Si tienes problemas dentales y parece que no encuentras una solución que te convenza, los implantes dentales podrían ser la opción perfecta. Más allá del atractivo estético, muchas personas descubren que los beneficios para la salud son un factor determinante al considerar los implantes.

Por ejemplo, ¿sabías que los implantes pueden ayudar a prevenir la pérdida ósea en la mandíbula? La erosión natural del hueso comienza tan pronto como se pierde un diente, y si no se hace nada, esto puede resultar en la pérdida de otros dientes causando un aspecto “hundido” en los rasgos faciales. Los implantes dentales se integran con el hueso, proporcionando un estímulo que evita que la mandíbula se deteriore. Esto ayuda a mantener una estructura facial más juvenil, aumenta la confianza y mejora la salud bucal.

Los implantes dentales también ayudan a mejorar la salud en general. Con dientes fuertes y en pleno funcionamiento, los pacientes pueden ampliar sus dietas y volver a comer alimentos más saludables, como frutos secos y fruta.

También debes tener en cuenta la longevidad de los implantes. Si se cuidan adecuadamente, los implantes dentales pueden durar toda la vida, lo que los convierte en una de las mejores inversiones para la sustitución de dientes a largo plazo.